Cheesecake de fresa. ¡Sin horno!

Cheesecake de fresa. ¡Sin horno!

Es una tarta fría muy fácil de hacer y que queda espectacular para cualquier celebración.


Ingredientes:
+ Un molde para tarta desmontable de 20 cm + papel de horno + tira de acetato,
+ 100 g de galletas María,
+ 50 g de mantequilla sin sal (derretida),
+ 600 ml de nata para montar (crema de leche),
+ 250 g de mermelada de fresa,
+ 10g de gelatina neutra -> Para añadir a la nata montada,
+ colorante alimentario rojo (opcional),
+ 100 g de fresas,
+ 1 sobre de gelatina de fresa + 400 ml de agua -> Para la cobertura roja de gelatina.

Preparación

1. Forramos la base del molde con papel de hornear y el lateral con acetato (plástico). Trituramos las galletas en una bolsa con un rodillo y luego las mezclamos con la mantequilla derretida hasta formar una masa húmeda, que repartiremos en la base de la tarta. La vertemos en el molde, extendemos y aplastamos procurando no dejar ningún poro y dejamos enfriar en el frigorifico.
Cheesecake de fresa. ¡Sin horno!
2. Ponemos a hidratar en 3 cucharadas de agua la gelatina neutra. Removemos y reservamos. En un bol frío batimos la nata para montar (que también estará bien fría), hasta que comience a hacer dibujo. Añadimos la mermelada de fresa y unas gotas de colorante rojo y batimos de nuevo hasta que se integre. Fundimos la gelatina hidratada unos segundos en el microondas o al baño maría. Limpiamos los bordes del bol con ayuda de una espátula y añadimos la gelatina sin parar de batir, hasta integrarla. Vertemos la crema en el molde y llenamos bien todos los bordes del molde con ella, para evitar que quede aire. Dejaremos enfriar unas 3 horas en el frigorífico hasta que se espese.

3. Después de que enfríe la tarta podríamos servirla así o ponerle una cobertura de gelatina para decorarla. Le daremos un toque especial repartiendo unas láminas de fresas. Lavamos y secamos bien las fresas y cortamos 8 láminas, dos por cada fresa. Para preparar la gelatina que la cubrirá: Ponemos a calentar la mitad del agua (200 ml). Cuando rompa a hervir, apagamos y retiramos del fuego,echamos el sobre de gelatina de fresa y removemos hasta que se disuelva bien. Una vez disuelta echamos el resto del agua (200 ml) y acabamos de remover. Retiramos y cambiamos de recipiente para que enfríe y temple antes. Quitamos la tarta del frigorífico y distribuimos las fresas por la superficie, presionando contra la superficie de la tarta para que no se muevan. Vertemos una capa fina de gelatina. Lo haremos despacio, utilizando una cuchara dada la vuelta, de este modo rompemos el golpe de calor y evitamos que se revuelva la superficie. Dejamos enfriar unos 30 minutos en el frigorífico. Quitamos tarta y vertemos el resto de la gelatina, hasta que cubra las fresas. Dejamos enfriar de nuevo en el frigorífico un par de horas o hasta que endurezca la gelatina.

4. Para desmoldar pasamos una puntilla para separar los bordes y quitamos el aro con cuidado. Si tenemos el borde forrado con papel de hornear o acetato, no es necesario pasar la puntilla, retiramos el acetato con cuidado y ya nos quedará perfecta. Soltamos de la base y pasamos a la fuente en la que vamos a servir.


Fuentes: Tonio Cocina, Cocinaenvideo.com


¡Comparte la publicación!
Top

¡Videos nuevos!

¡No te pierdas nuestros
estrenos en YouTube!


¡Visita y suscríbete!

Visitar Suscribirse