facebook

Tarta fría de naranja. ¡Sin horno!

Es una deliciosa tarta sin horno con base de galleta, cuerpo de mousse de naranja y una fina capa de gelatina de naranja en su parte superior. Una tarta rica, elegante, refrescante y muy fácil de preparar.

Ideal para cualquier ocasión.


Ingredientes
Para la base:

+ 250 g de galletas tipo “Digestive”. Pueden ser también galletas “María”,
+ 100 g de mantequilla (fundida pero no caliente).
Para la mousse de naranja:
+ 100 ml de zumo de naranja natural,
+ 100 g de azúcar,
+ 12 g de gelatina neutra = 6 hojas,
+ 4 claras de huevo,
+ 500 ml de nata para montar = media crema = whipping cream,
+ ralladura de media naranja.
Para la cobertura:
+ 120 ml de zumo de naranja natural,
+ 80 g de azúcar,
+ 4 g de gelatina neutra = 2 hojas,
+ unas gotas de colorante naranja o colorante amarillo y rojo,
+ papel de hornear, Molde desmontable de 20 cm.


Preparación

1. Comenzamos preparando la base de galleta. Para ello fundimos la mantequilla durante 30 segundos en el microondas o al baño maría y trituramos las galletas con un triturador o dentro de una bolsa con un rodillo. Vertemos las galletas en un bol, añadimos la mantequilla y mezclamos hasta obtener una pasta uniforme. Colocamos papel de hornear en la base del molde y repartimos la galleta presionando bien para que no queden poros. Reservamos en el frigorífico.
2. Para la mousse de naranja echamos la mitad del zumo en un vaso junto con la gelatina, mezclamos y reservamos. Ponemos a calentar a fuego medio el resto del zumo junto con la ralladura de media naranja. Cocinamos durante un minuto, retiramos del fuego y añadimos el resto del zumo con la gelatina. Mezclamos y dejamos enfriar. A continuación batimos en un bol 4 claras de huevo y a los dos minutos añadimos poco a poco la mitad del azúcar. Continuamos batiendo hasta obtener un merengue firme y reservamos.
3. Montamos la nata bien fría en un bol frío. Batimos durante dos minutos y vamos añadiendo poco a poco el resto del azúcar. Seguimos batiendo hasta que nos quede una nata montada bien firme. A continuación vamos incorporando el merengue que hicimos antes hasta que quede bien integrado. Añadimos la gelatina de naranja (que ya debe estar fría) y la incorporamos a la mezcla. Vertemos sobre el molde rellenando bien los bordes, alisamos y llevamos al congelador durante unas cuatro horas.
4. Pasadas las cuatro horas hacemos la gelatina de naranja que cubrirá la tarta. Para ello mezclamos la mitad del zumo con la gelatina y reservamos. Ponemos a calentar el resto del zumo con el azúcar y cocinamos a fuego medio durante un par de minutos. Retiramos del fuego y añadimos la gelatina hidratada, removemos y damos un toque extra de color con colorante alimentario naranja o en su defecto con cuatro gotas de amarillo y dos de rojo. Mezclamos y dejamos enfriar. Una vez fría quitamos la tarta del congelador, vertemos la gelatina por encima y dejamos de nuevo en el congelador hasta el momento de servirla.
5. Para servir la tarta pasamos una puntilla o cuchillo por el borde del molde y retiramos con cuidado el aro. Separamos la base y colocamos sobre una fuente. Alisamos los bordes con un cuchillo y decoramos con una rodaja de naranja estirada y unas hojas de menta o hierbabuena. Conservaremos en el frigorífico hasta el momento exacto de cortar y mantendremos la que nos sobre refrigerado, ya que si lo dejamos fuera del frigorífico se fundirá la mousse.

Ver video aqui para saber más.


Fuentes: Tonio Cocina, cocinaenvideo.com

Tarta fría de naranja


Top